CÓMO MEJORAR TU AUTOESTIMA: 7 CLAVES QUE TE AYUDARÁN A HACERLO

En el artículo anterior, ¿CÓMO SE CONSTRUYE NUESTRA AUTOESTIMA?, exponía lo que el propio título indica y concluía que, en la adultez, si bien nuestra autoestima se ve influenciada por múltiples factores, somos nosotros mismos quienes tenemos el mayor poder de generar un cambio en ella.

“Afortunadamente, en la edad adulta, somos nosotros el factor más importante cuando se trata de mejorar nuestra autoestima. Esto es muy alentador, pues pone la batuta en nuestras manos y, a pesar de que la orquesta no siempre nos acompañará de la manera que deseamos, nos da la posibilidad de asumir la dirección para poder producir una armoniosa melodía”

Es por ello que, como prometí, hoy te revelaré siete claves que puedes poner en práctica para mejorar tu autoestima.

Si no has leído mi artículo anterior, en él hago referencia a la autoestima como la valoración subjetiva que hacemos de nosotros mismos, basándonos en el conjunto de ideas y creencias que nos hemos ido construyendo acerca de nuestra persona. Hoy entraré un poco más en detalle en esta definición, para que comprendas mejor la lógica que hay detrás de los consejos que te voy a dar en este artículo.

En dicha definición hay dos elementos que debemos saber distinguir: uno es el autoconcepto y el otro es la autoestima. El autoconcepto corresponde al conjunto de ideas y creencias que nos hemos construido de nosotros mismos (componente cognitivo) y la autoestima corresponde a la valoración subjetiva que hacemos de nosotros mismos, basándonos en este conjunto de ideas y creencias que tenemos acerca de quienes somos (componente emocional). Con lo cual, la valoración más o menos positiva que hagamos de nuestra persona (autoestima), dependerá de las ideas que hemos ido construyendo sobre nuestro ser (autoconcepto), a partir de nuestras experiencias de vida y de nuestras relaciones principalmente. Así pues, una persona que se considere incompetente, solitaria y vulnerable, por ejemplo, sentirá que tiene poco o nada de valor y, por el contrario, una persona que se piense competente, sociable y fuerte, se sentirá rebosante de valor.

Como ya dijimos, las bases de nuestro autoconcepto y también de nuestra autoestima se forman principalmente en nuestra infancia. Sin embargo, la imagen que tenemos de nosotros mismos y el valor que nos atribuimos van moldeándose a lo largo de nuestra vida.

Puesto que la manera en que uno piensa con respecto a si mismo influye en la manera en que uno se siente con su persona y en cómo se valora a sí mismo, podemos fácilmente llegar a la conclusión de que, si mejoramos nuestro autoconcepto, lograremos sentirnos mejor con nosotros mismos y nos evaluaremos de una manera más positiva. El cómo hacerlo es lo que vamos a ver a continuación.

CLAVES PARA MEJORAR TU AUTOCONCEPTO Y TU AUTOESTIMA

Cuida lo que te dices:

Cuidar la manera en que te hablas es un elemento fundamental si quieres mejorar tu autoestima. Las personas con una baja autoestima tienden a elaborar sus diálogos internos basándose en autocríticas y en autorreproches constantes (“no soy capaz”, “por qué habré dicho eso”, “no sirvo para nada”, etc.), que dejan en evidencia el concepto negativo que tienen sobre sí mismas. Es de esperar que, cuando uno se dice este tipo de cosas, no se sienta bien consigo mismo y que la valoración que haga de su propia persona diste de ser positiva. Por lo tanto, trata de identificar este tipo de pensamientos negativos e irracionales que van dando forma a tu diálogo interior y remplázalos por otros que se adecúen más a la realidad y que te permitan hacer una valoración más realista de tu persona.

 No te compares en exceso:

Las personas nos comparamos por naturaleza, es algo normal que nos resulta útil, pues nos aporta información sobre dónde estamos con respecto al otro en un aspecto específico y, en ocasiones, nos impulsa a seguir creciendo, especialmente si nos vemos en desventaja. Por lo tanto, la comparación social es normal y, hasta cierto punto, saludable. El problema está cuando recurrimos a ella en exceso, lo cual nos deja entrever nuestra propia inseguridad, que resulta ser el motivo de nuestra búsqueda constante de referencias. Las personas que tienen una autoestima baja, debido a la visión negativa que tienen de sí mismas, tienden a evaluar los atributos de los demás de manera más positiva que los suyos propios, alimentando negativamente y de manera irracional la imagen que tienen de sí mismas. Con lo cual, si el objetivo es mejorar tu autoestima, evita compararte en exceso con los demás y las comparaciones que hagas, trata de hacerlas de una manera más objetiva y constructiva.

 Acepta tus errores y debilidades:

El ser humano no es perfecto y esto es algo que debemos aceptar. Todos tenemos puntos débiles y todos cometemos errores, pues forma parte de nuestra naturaleza. Pretender luchar contra eso, en un intento irrealista de ser perfecto, no solo carece de sentido, sino que, además, resultaría agotador. Las personas que tienen una baja autoestima tienden a orientar su mirada hacia sus errores y debilidades, alimentándolos de manera poco saludable con sus pensamientos y dejando poco espacio en su mente para poder pensar en sus atributos y en lo que hacen bien. Por lo tanto, si quieres mejorar tu autoestima, toma conciencia de tus errores y de tus debilidades sin tratar de oponer resistencia. Acepta que forman parte de ti, pero que no te definen como persona, pues tú eres mucho más que eso. Y, si quieres, puedes tratar de enmendar ciertos errores y mejorar algunos aspectos de tu persona, pero hazlo de manera prudente, sin machacarte ni sufrir en el proceso y, sobre todo, sin perseguir la perfección.

 Identifica tus fortalezas y ponlas en práctica:

Complementando el punto anterior, orienta tu mente hacia tus atributos, identifícalos y ponlos en práctica con regularidad. Quizás seas una persona creativa, con sentido del humor, ingeniosa… En ese caso pon en práctica tu creatividad, haz uso de tu sentido del humor y utiliza tu ingenio. Esto te ayudará a sentirte mejor contigo mismo/a y a valorarte de manera más positiva, pues confirmará y reforzará la creencia de que efectivamente esos atributos positivos forman parte de ti.

 Ponte metas realistas:

Como decía Einstein, “todos somos genios, pero si juzgas a un pez por su habilidad de trepar árboles, vivirá toda su vida pensando que es un inútil”. Debemos ser conscientes de nuestras propias limitaciones y no juzgarnos por no poder llegar más allá, de lo contrario, lo único que lograremos será sentirnos mal con nosotros mismos de manera totalmente irracional.

 Nutre las relaciones saludables y frecuenta a las personas que te hacen sentir bien:

Las ideas y creencias que te has creado acerca de tu persona se ponen a prueba en la realidad de tu vida cotidiana a través de tus experiencias y, en especial, a través de tus relaciones. Es decir que, la opinión que te has creado de ti mismo/a será confirmada o refutada en gran medida en función de cómo y cuánto te valore tu entorno social, en especial las personas que son más importantes para ti. Es por eso que debes cuidar las relaciones que te resulten saludables y frecuentar a esas personas que te aprecian y que te hacen sentir bien, pues a través del aprecio, del cariño y de la aceptación que muestran hacia ti, te ayudarán a reparar la imagen negativa que te has creado de ti mismo/a.

 Celebra tus logros con tus seres queridos:

Los logros que vas obteniendo a lo largo de tu vida tienen un impacto positivo en tu autoestima, pues ponen en evidencia tu capacidad para realizar algo de manera exitosa, reenviándote una imagen positiva de ti mismo, al menos en ese aspecto. Celebrar tus éxitos significa no solo tomar conciencia y atribuirle valor al logro en sí, sino también reconocer y valorar todo lo que supuso para ti alcanzarlo (esfuerzo, dedicación, competencia, etc.) y que fue lo que finalmente lo hizo posible. Lo más importante es que, en el fondo, esto significa reconocerte y valorarte a ti mismo/a. Por otro lado, el hecho de compartir una experiencia de superación con personas con quienes el sentimiento de aprecio es mutuo y que compartirán contigo las emociones positivas del momento, valorando tus logros y a ti mismo/a, sin duda nutrirá la imagen que tienes de tu persona. Celebrar tus éxitos con los tuyos contribuirá por lo tanto a que ganes confianza en tus propias capacidades y tendrá un impacto positivo en tu autoestima.

Con el título de este artículo me comprometí a explicarte cómo mejorar tu autoestima. Llegados a este punto, el cómo ya lo tienes y ahora la batuta está en tus manos. Así que, confía en ti y atrévete a cogerla, para dar lo mejor de ti dirigiendo el concierto de tu vida, pues el éxito está muy cerca de ser garantizado.

¡Hasta pronto!

Ana Isabel García-Izquierdo Peribáñez

Psicóloga y psicoterapeuta

Graduada en psicología, especializada en psicología clínica y psicopatología integrativa por la Universidad Paris Descartes (formación académica, profesional y de investigación), psicoterapeuta con un enfoque integrativo certificada por la ARS de Île de France y Licenciada en Bellas Artes por la Universidad Politécnica de Valencia.

¿Buscas ayuda psicológica?

Pide tu cita conmigo de forma online o presencial en Denia (Alicante).

Suscríbete al Blog

¿Te gusta este contenido?

Suscríbete y recibe una notificación cada vez que se publique un nuevo artículo.

Deja una respuesta